Seguridad al viajar por Australia

Seguridad al viajar por Australia

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Australia es uno de los países más seguros del mundo. Elegida como destino por aventureros o mochileros, sus ciudades gozan de uno de los mayores niveles de seguridad y calidad de vida.

Australia, tiene sentadas las bases de un sistema político sólido, y una economía estable que genera las condiciones de inversión y tranquilidad que se traslada a todos sus sectores: la tasa de criminalidad es baja y no hay que tomar mayores precauciones, más que cuidar nuestras pertenencias (sobre todo en grandes ciudades); las carreteras, están muy bien mantenidas, aunque siempre hay que entender que el territorio, tan extenso y despoblado, muchas veces no justifica un camino asfaltado en largas extensiones. Sin embargo, las principales vías del país se encuentran en un estado inmejorable.

En Australia el peligro está representado por la naturaleza, los bastos incendios en verano, el calor del desierto, los insectos y reptiles venenosos en zonas salvajes. El sol australiano, también nos puede jugar en contra. Siempre es recomendable ir protegido, sobre todo, si emprendemos opciones de turismo aventura, o practicamos senderismo. Lo mejor es cubrirse, utilizar sombrero, gafas, y siempre, protección solar.

La seguridad está garantizada si tomamos las mínimas precauciones, también al acampar en zonas libres de incendio en lugares habilitados. Las playas, en un país de costa tan extensa, se encuentran en su mayoría sin control en zonas alejadas de las ciudades. Lo mejor es respetar la señalización con banderas y playas protegidas por guardavidas. Por último, otra medida de seguridad muy a la australiana, es respetar las zonas de cocodrilos, y no nadar en ríos o charcas en donde nos alertan de su presencia.

La seguridad, en Australia, se logra con mínimas premisas y recomendaciones: en el caso de no saber por donde nos movemos, siempre será mejor contratar un guía experto que nos mantenga al margen de cualquier amenaza.