Cartagena de Indias, puerto histórico, playas y patrimonio del Caribe

Cartagena de Indias, puerto histórico, playas y patrimonio del Caribe

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Entre los destinos históricos del Caribe, Cartagena de Indias, en Colombia, destaca como pocos como una ciudad muy completa, cargada de historia, y con lugares magníficos tanto en la ciudad, como en el entorno natural por conocer.

Cartagena de Indias está situado en el departamento de Bolívar, en Colombia, y es además uno de los principales centros urbanos del país. La ciudad es un importantes destino turístico por su valor histórico cultural y sus playas.

Localizada frente al Mar Caribe, la ciudad tuvo una época de gran esplendor en tiempos coloniales, siendo uno de los principales puertos de todo el continente. A diferencia de muchas ciudades post coloniales, Cartagena supo conservar muy bien su casco histórico, zona de la ciudad que hoy es epicentro de su atractivo, declarado como Patrimonio de la Humanidad en el año 1984.

Cartagena permaneció durante el siglo XX al margen de los conflictos civiles de Colombia, y con su puerto totalmente orientado a mirar el mundo. El desarrollo del comercio exterior permitió durante décadas un fuerte impulso a la arquitectura, el arte y el establecimiento de una cultura local de gran identidad.

Cartagena es imperdible entre los destinos de Colombia y el Caribe. Con una costa accidentada, junto a formaciones insulares, lagunas costeras y playas, las opciones para descubrir un entorno natural único son infinitas. Además, el clima caribeño, goza con el privilegio de estar a resguardo de los huracanes por la orientación.

Recorrer el centro histórico, entre muchos castillos e iglesias, con la famosa Torre del Reloj, sus murallas, las calles empedradas con grandes casonas y balcones y edificios de valor histórico, supone un viaje en el tiempo en una ciudad con múltiples facetas. Cartagena no deja lugar a la indiferencia, y requiere de varios días de dedicación para descubrirla y dejarse llevar por su encanto.