El Edén de los Dinosaurios

El Edén de los Dinosaurios

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Hace muchos millones de años atrás, nuestro planeta era habitado por formidables especies que fueron los predecesores de la ingente y hermosa variedad de fauna animal que existe en el mundo: efectivamente, nos reseñamos a los extraordinarios dinosaurios. Espléndidamente, para quienes les nace la curiosidad de contar con información referente a cómo aquellas maravillas de la era jurásica se organizaban en su ciclo de existencia, España nos brinda un atractivo parque temático, en tributo a su imagen, llamado Dinópolis.

Ubicado en Teruel, ciudad del histórico Aragón, es la zona dedicada a la era del paleolítico más grande del continente europeo. El motivo sustancial de que sea un punto fijo del turista es un engranaje de parajes sin límites a soñar. Como es su Museo Paleontológico, donde se resguardan fósiles de exquisita conservación del, por ejemplo, Turiasaurus Riodevensis, especie de más de treinta metros de largo, y con un peso espectacular de cuarenta toneladas. Cabe considerar que, debido a últimos estudios de científicos especializados sobre la era paleolítica, aquel esqueleto correspondería al dinosaurio de mayor tamaño encontrado hasta hoy en Europa. No en vano, muy cerca de allí puedes también hospedarte en otra bella (y vecina) Comunidad Autónoma; concretamente podrás encontrar buenos hoteles en Valencia, o incluso veranear y disfrutar plácida y relajadamente de los hoteles en Gandia.

Sentir cómo el hombre y las especies a su alrededor convivían en los inicios de la historia es una forma de enseñarnos la evolución de ambos frente a la naturaleza. Y es por ello que en la ruta Viaje en el Tiempo se puede conseguir tal afable sensación. Consiste en dar un recorrido en un cochecito, que hace recordar a los utilizados en la película Jurasic Park, por una jungla simulada, donde uno se puede deleitar con imágenes de hace varios millones de años: hombres con su indumentaria característica de la época; Tyrannosaurus Rex a la entrada de su guarida; moradas idénticas como las que observamos en televisión; etc.

Para los más chicos del hogar, el Parque Paleosenda es ideal, sobre todo por su diáfano aire libre e innumerable diversión. Juegos como las Cuevas de miedo, depósitos de huesos de dinosaurio donde los niños pueden divertirse hallándolos, o simpáticos toboganes. Y claro, el séptimo arte en Dinópolis no podía faltar, con el cine 3D que solo se puede observar perfectamente con lentes especiales. Es interesante lo que se puede apreciar en aquellas salas: la evolución de un dinosaurio desde una cría, todo ello con efectos impresionantes. El filme no de dura más de media hora y la familia se alegrará para toda la vida.

Y la diversión no queda ahí. La placita Sauriopark ofrece carritos parecidos a los de los célebres dibujos animados Los Picapiedra, para que usted se sienta conduciéndolos como Pablo Mármol; también puede subirse a los caballitos ornamentados ahí esperando por usted; cafés para inspeccionar, de manera pausada, el ir y venir de su alrededor. Ya lo sabe. Teruel y su esplendoroso Dinópolis nos muestra de manera novedosa y relajante, las dádivas de la naturaleza que significaron aquellos seres vivos que, a pesar de registrarse una ingente cantidad de investigaciones referido a ellos, hasta el día de hoy siguen siendo insumo eterno por descubrir y, también, deslumbrar.

Fotos: Flickr