Amberg, tradición y modernidad alemana

Amberg, tradición y modernidad alemana

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Con una población que apenas supera los 45.000 habitantes, la localidad de Amberg es uno de esos lugares capaces de darnos una visión diferente de Alemania. Se trata de una población en la que se alía con armonía la historia y lo más moderno, y sorprende ver como en las calles de su casco medieval conviven vestigios del pasado con los negocios e infraestructuras del siglo XXI.

Si visitas Amberg, sobre todo lo que hallarás unas gentes extremadamente amables y acogedoras con el forastero.

La ciudad está relativamente cercana a Chequia, en la región delAlto Palatinado. Esa posición geográfica dentro del estado de Baviera hizo que en otros tiempos se amurallara por completo el núcleo medieval.

Hoy en día la conservación de esa muralla no sirve para defenderse de posibles ataques del exterior, pero si de alguna manera protege las viejas calles de un tráfico excesivo, por lo que la trama urbana histórica se conserva a la perfección.

También se conserva en muy buen estado el edificio del Ayuntamiento del siglo XV, así como las iglesias más antiguas de Amberg: San Martín, San Jorge y el templo de Mariahilf-Berg, al que se acude en peregrinación.

Todo aquel que tenga oportunidad de viajar por Alemania sin un rumbo excesivamente fijo, que no dude en acercarse a Amberg. Hay varias opciones. Por un lado se puede llegar por la A-6 dirección Pilsen en Chequia. Y si no también se puede llegar desde el aeropuerto de Nuremberg, la ciudad de gran tamaño más próxima a Amberg.

Sin duda, todo aquel que la visite quedara gratamente sorprendido, por la calidad de sus hoteles, la simpatía de los vecinos, la buena cocina y la belleza de la población.