En crucero atravesando glaciares

En crucero atravesando glaciares

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Mientras que algunos prefieren disfrutar de sus vacaciones quemando su piel bajo el sol mientras se toman un daiquiri en una playa exótica, otros gustan por apostar al frío y los secretos que guarda el clima que más nos hace temblar. Si la idea es olvidarse de lo tradicional y dejar de lado las excursiones a los nevados o esquiar en la nieve, la mejor opción es darse un paseo inolvidable a través de los mayores glaciares del mundo a bordo en un crucero. Estos imponentes bloques de hielo que cada vez serán más difíciles de apreciar a causa del calentamiento global, impresionan a quien los ve y deja un recuerdo imborrable en su memoria. Abríguese bien y acompañemos en el viaje.

Luego de tomar la decisión de emprender viaje en un crucero por los glaciares, habrá que decidirse por que hemisferio empezar. Ambos extremos del planeta ofrecen similares paisajes, turnándose la vista entre el blanco de los glaciares, el azul de las aguas y el verde de algunos campos que conforman un bello contraste.

Si la elección fue el sur, entonces el destino será “Tierra del Fuego“, nombre paradójico para tan gélido espacio. La compañía de Cruceros Australis es la encargada de nuestro viaje a través de los glaciares en esta región del planeta. Todo se inicia en Punta Arenas, Chile. Desde aquí se da la despedida al puerto mientras nos espera un cóctel de bienvenida en el que se presenta a la tripulación completa y se dan indicaciones en caso de emergencias.

El primer punto de de desembarco es la Bahía Parry. Algunos de los primeros expedicionarios que llegaron a esta zona como Magallanes y Drake le dieron el nombre de Bahía Desolada o la Isla de la Desolación.

El segundo desembarco es en Bahía Ainsworth, donde tendrá la posibilidad de realizar una relajante caminata por el último trazo montañoso del continente. La aventura prosigue por el conocido Estrecho de Magallanes, el Canal de Beagle, el Canal Cockburn y más.

 

Ya en el segundo día, se puede apreciar el Glaciar Serrano y se puede desembarca en el Glaciar D’Agostini. El tercer día se visita la Bahía de Yendegaia y sus hermosos bosques, para finalmente emprender rumbo a Ushuaia en Argentina, la ciudad más austral del mundo. Durante todo el recorrido, además de glaciares, se puede ver gran cantidad de animales como lobos marinos, pingüinos y cormoranes.

Si quedó fascinado con su visita al sur del mundo, aliste sus maletas una vez más y visite los fiordos noruegos. Muchos de ellos llegan a alcanzar hasta los 1400 metros sobre el nivel del mar y se extienden 500 metros más por debajo de el. Además, es todo un espectáculo ver caer entre las montañas bellas cascadas.

Los fiordos más visitados por los turistas son los de Flam, Alesund, Stavanger, Hellesylt, Vik y Oslo. Tal es su belleza, que la UNESCO declaró en el año 2005 Patrimonio de la Humanidad a los fiordos de Geirangerfjord y Naeroyfjordfueron. Muchas de las zonas atravesadas al visitar los fiordos son zonas vírgenes que se conservan en su estado natural aún desde la época en la que los vikingos los recorrían.